Domingo, 17 de noviembre de 2013

La Buena Suerte es como un hijo; un hijo que se gesta en pocos meses y el cual necesita mucha ayuda para poder caminar. Eso no significa que tenga poco "cerebro" o que esté mermado de alguna manera... no. No se trata de eso... es mucho más. Se trata de un proyecto que ha de caminarse día a día, despacio, cada segundo... sin dejarlo uno solo a su libre albedrío. En eso consiste dirigir, administrar, pensar, idear, soñar y vivir La Buena Suerte. 

A veces los padres tenemos que ser duros pero consecuentes con nuestros hijos. A veces nuestros hijos, pese a que crezcan, son como niños, que 


Tags: comienzos

Comentarios